Condena perpetua

Fuera de foco

espasmos ínfimos

de luz

los días

pequeñas cofradías

vestigios

para aplazar

el lugar que 

la muerte

va ocupando

en mi vida

viví en él 

con él

en perfecta consonancia

hoy

mi cuerpo

y quien lo habita

somos asignaturas

hostiles

con domicilios

separados

desconfiar de él

de cada uno 

de sus peligros

mi cuerpo

excedido

en estridentes

nervosidades

me fié de él

veneré

su glorioso silencio

sus obedientes

oscilaciones

convictos 

a cadena perpetua

él y yo

navegaremos

ad-heridos

hasta 

que el silencio

de esta sórdida desnudez

mitigue

la feroz

contienda

20 respuestas

  1. Ui! Auch!! Excelencia Poética Vickilina!!!

    Con los pies clavados todavía en esta rutina de espera interminable.
    Días de absurdo contenido ,otros con cierta inspiración, llegando al final…..cómo será?

    1. Qué fuerte lo que respondes, querida Reyna! Con los pies clavados en esta rutina interminable!
      Gracias por tu comentario!

          1. Gracias por tu comentario, querida Vicky! Es una gran pena que así esté nuestro pobre y muy apabullado México!

  2. Vi cry, como siempre genial. Pero a cierta edad se va uno resignando y a veces deseandolo. D’ es muy intelligence y nos da la fuerzs para resignarnos. Hablo por experiencia propia.

  3. Sigo empecinado en el matrimonio. No se me antoja la bifurcación. Casi nunca. Al menos ya no me da miedo. Bueno, casi nunca. ¿Por qué? Porque me sigue fascinando la vida y lo que encuentro en ella. Por ejemplo, tu. Tu poesía.

    1. Qué inspirado! Tu amor a la vida es envidiable. No conozco a nadie excepto tú, que quiera vivir doscientos años!

  4. Estas letras dan en el blanco, en el mío. Cadena perpetua y sin posibilidad de obtener o pagar fianza. Los muros del castillo que el tiempo convirtió en prisión presentan derrumbes, goteras y sin embargo a veces la mente florece como si no tuviera que vivir encadenada a este cuerpo curveado y doloroso.
    No sé si agradecer o no el texto, de que me movió….me movió

    1. Gracias, querida Marianela,
      No hay fianza para esta condena. Lo único que alivia es aceptar la declive y deleitarse de los días claros o de la lluvia.

  5. Gracias por crear un espacio tan lindo, he estado leyendo los textos poco a poco y me encantan. ¡Los comparto en Instagram!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *