Mirad a los abuelos

Mirad a los abuelos

Si al menos fueran como los de antes

más viejos

más torpes

más caducos

si no estuvieran llenos de brío, de ideas, de proyectos magníficos

si no tuvieran esa exquisita disposición

para hacer realidad los sueños

si al menos caminaran con los pies en la tierra

y no se maravillaran con cualquier bobada de niños

si no fueran magos, payasos, astronautas, cocineros, artistas

Mirad a los abuelos

son tan felices

el mundo se desmorona y ellos

miradlos

son tan felices

escuchad como ríen, gozan, aman,

nada en ellos denota realismo

nada de lo que hacen es sensato, maduro

el tiempo se les va en saltar y corretear hasta caer rendidos

los abuelos no saben

de reglas y horarios

cuanto hagan mis hijos les deslumbra

rara vez se enojan o impacientan

arreglan entuertos con encantos y artimañas

y aunque enderezarlos les tome un siglo

su lema es inamovible:

¡Todo por las buenas! 

Los abuelos desaciertan

llaman a la hora del baño

de la cena

de dormir

abocados al ocio

no les apremia

que sus nietos

aprendan

a leer

a escribir

a hacer quebrados

sólo bailar, cantar, y estallar de risa

Tan pronto ven a los niños se olvidan de nosotros

el mundo entero gira alrededor de:

mi amor ¿te cuento el cuento de la sirenita?

¿Prefieres el de los dinosaurios?

Si el niño no quiere dormir

déjalo, es sábado

si desea ir al parque

al zoológico

vayamos ahora mismo

nunca fueron así con nosotros

No saben los abuelos

de horarios y prisas

no usan el reloj sino el calendario

niños y abuelos

aliados naturales

y nosotros los padres

a disciplinarlos

Los abuelos viven en las nubes

y crean para sus nietos falsos paraísos

No es bueno

que mi hijo prefiera bobear

a aprender algo útil

No es bueno

que rompa a llorar porque quiere ir a verlos

dormir en su casa

tocar el piano, el tambor, la armónica

nada en los abuelos denota mesura

inventan palabras, sonidos, historias ridículas

crean códigos y hechizos secretos

diríase que conspiran

contra nosotros

Los abuelos no distinguen

Cuentan estrellas cuando es hora de ir a la cama

y cuando la cena está lista

una nave extraterrestre aterrizó en el jardín

o un formidable escarabajo tornasol

se ha posado en la ventana

Nosotros los padres

guardianes de nuestros hijos

debemos regular tanto entorpecimiento

el mundo sería un caos bajo sus chifladuras

Nosotros los padres

responsables de salvaguardar el orden

con un poco de tacto y mucho juicio

debemos silenciarlos

acallar su cuchicheo

para que nuestros hijos

no crezcan extraviados

errantes

en un mundo ilusorio

de abuelos.

Vicky Nizri

Avevuela-Abueluna

San Diego febrero 2011

3 respuestas

  1. Este es un texto tan hermoso y tierno, lleno de amor, de ese que sólo los abuelos pueden dar.
    Me consta que ejerces la abuelez con entrega, alegría y sabiduría.
    Qué más quisiera yo por tener a los nietos más cerca en la geografía , en el corazón viven.
    Pero no todos los abuelos son así; conozco a unos qué para qué te cuento….

    1. Mil gracias, querida, por tu visita constante a éste mi nuevo hogar. Cada visita lo entibia, lo reanima, le da sentido y propósito.
      Creo que el abuelaje ha sido de las más grandes paradojas que he experimentado en mi vida. Por un lado los nietos son sangre de tu sangre, son tuyos. Por otro lado son hijos de tus hijos y de sus respectivos cónyugues. No son tuyos.
      Los nietos son el más profundo y desinteresado amor para los abuelos, y sin embargo tenemos prohibido interferir, aconsejar, opinar, so pena de ser expulsados de sus maravillosos horizontes. Tal vez se nota a leguas que los abuelos somos ante todo, cómplices de nuestros nietos y es por eso que nos tienen que mantener muy controlados.

      1. Mil gracias, querida, por tu visita constante a éste mi nuevo hogar. Cada visita lo entibia, lo reanima, le da sentido y propósito.
        Creo que el abuelaje ha sido de las más grandes paradojas que he experimentado en mi vida. Por un lado los nietos son sangre de tu sangre, son tuyos. Por otro lado son hijos de tus hijos y de sus respectivos cónyugues. No son tuyos.
        Los nietos son el más profundo y desinteresado amor para los abuelos, y sin embargo tenemos prohibido interferir, aconsejar, opinar, so pena de ser expulsados de sus maravillosos horizontes. Tal vez se nota a leguas que los abuelos somos ante todo, cómplices de nuestros nietos y es por eso que nos tienen que mantener muy controlados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *